Mi historia con el acné

Hoy voy a contarles mi historia con el acné.

Si ven mi blog regularmente se habrán dado cuenta que no tengo nada de acné en mi piel. ¿Cómo voy a hablar del acné si no lo padezco? La realidad es que ahora lo tengo controlado pero no fue siempre así.

Como la mayoría de estas situaciones comenzó con la pubertad, en mi caso fue muy temprana dicho sea de paso, que lentamente me empezó a convertir en una bola brillante de grasa. Desde los 12 empecé a tener algunos granitos chiquitos de esos de un par de días y te olvidas hasta convertirse lenta y dolorosamente en acné cístico. A la tierna edad de 14 años la situación empezó a cambiar, cada vez más grandes, más seguidos, más dolorosos, pero irónicamente más localizados: el 90% me salían en la barbilla con alguna que otra aparición en la frente, en la espalda y en las orejas (si si LAS OREJAS, HERMOSO). Sin mencionar la masividad de puntos negros y una oleosidad indomable. Eso sí que era piel grasa: me lavaba la cara con una solución jabonosa con ácido glicólico al 5% a las 7 am antes de ir al colegio y a las 10 am ya estaba toda cubierta por una película de grasitud. Suena exagerado pero se me resbalaban los dedos cuando me tocaba la cara a tan solo unas horas de habérmela desengrasado. Lo que sí es que no usaba ninguna crema o gel hidratante por órdenes de mi médica, lo que tal vez haya sido un error y explica mi frente descamada y grasosa al mismo tiempo.

Llegó a un punto en que tenía unas bolas (si eran bolas) de infección que crecían lentamente bajo la piel por semanas hasta que eclosionaban. Ya sé que dicen que no hay que apretarse los granos: me importaba tres pitos, lo único que quería es sacarme esa presión insufrible, ¡era increíblemente doloroso! Se sentían como moretones, había veces que me costaba comer porque como les dije estaban en la barbilla. De nuevo lo mismo: me lo reventaba a las 7 am y  a las 10 am de nuevo un flamante monte Everest nevado. Sin nombrar las cicatrices posteriores en forma de hiperpigmentación. Por suerte como la barbilla tiene una estructura ósea más resistente y el tejido no es tan blando rara vez dejan cicatrices permanentes como en las mejillas.

Otra cosa. Si bien en ese momento no tenía ni conocimiento ni acceso al maquillaje adecuado para cubrirlo porque era caro o en Argentina no se vendía, ahora me doy cuenta que de todas formas no hubiera servido. Este tipo de acné tiene volumen y es muy difícil de tapar, sobre todo cuando la herida está abierta: ¿Cómo se tapa una herida supurante o con sangre? No se puede. Además de que cuando comenzaba a eclosionar la piel alrededor quedaba toda descamada por la presión de la infección tratando de salir y tapar eso es literalmente imposible. También con la grasitud el maquillaje se derrite y desaparece a un paso veloz. Parece que todo está en tu contra es horrible.

Todo era cíclico: en algun punto del ciclo menstrual comenzaban los brotes, podian ser uno o varios o ninguno, a veces todavia no se me habian ido los del mes anterior que me salían los del siguiente. Algunos días la grasitud era moderada y en otros se iba todo al diablo.

Algunas fotos ilustrativas y por demás ridículas de mis jovenes años (con recortes asesinos para preservar identidades). Tengan en cuenta que cuando estaba realmente mal no me sacaba fotos y cuando lo hacía me ponía maquillaje así que sólo ven la sombra de la pelota o el punto supurante que no se puede tapar, no ven las rojeces ni los puntos negros. Además son fotos de facebook así que la calidad baja mucho, y algunas tienen filtros fotográficos. Háganles clic con el cursor para verlas grandes y con más detalle.

a los 18  con flor

A los 18 después de la entrega de diplomas.

204464_2022231396783_5154086_o

Recién empezada la facultad haciendo payasadas con Jose.

a los 21 tambien

A los 21 en una salida a Mc Donalds.

a los 21

A los 21 en uno de mis peores momentos. Tenía muchas capas de base y corrector y aun se ven las rojeces de lo tirantes y descamadas que están.

Era una situación muy frustrante de tratar constantemente y nunca llegar a una mínima mejora. Fueron largos años llenos de angustia, de probar y probar sin esperanza. Una ida y vuelta por dermatólogos, cremas y tópicos que no me hacían nada en absoluto, amén de alguna reacción alérgica (ahora sé que soy alérgica al peróxido de benzoilo). Y muchas veces el entorno no ayudaba: todos se creen dermatólogos, que no te lavas la cara, sos sucia, son cuestiones digestivas, estrés, es la edad, te preguntan “¿qué te caíste y te lastimaste?” (¡ES UN GRANO SEÑOR DEJE DE MIRARME!), y recomendaciones de productos varios todos ellos inútiles.

Todo eso que leyeron arriba es MIERDA, o por lo menos en mi caso. Nada de eso afectaba lo suficiente el acné como llegar a una solución definitiva. Después de casi 10 años, si leyeron bien DIEZ AÑOS, finalmente mi nueva dermatóloga descubrió que era hormonal. Eso explica porque nada funcionaba, el problema es interno y no importa cuántas cremas te pongas, hay que solucionar el desequilibrio hormonal. Tenía una mínima superproducción de andrógenos que son hormonas masculinas. Cuando el análisis me dio positivo me recetaron anticonceptivos anti andrógenos inmediatamente. Santo remedio. Está bien que el resultado no fue inmediato pero a los seis meses era otra persona, piel normal, no más grasa, no más granos, piel clara y uniforme.

Pero todo eso a un costo: aumenté mucho de peso. No todas las personas reaccionan igual a los medicamentos pero en mi caso particular me hizo subir casi 10 kilos. Pase de ser talle 37/38 a un 42, de pesar 52 kilos a pesar 61. Mis pantalones de antes no me entran porque todo el peso lo gano en las piernas y las caderas, algunos vestidos tampoco puedo usarlos. Por suerte el resto de mi ropa me queda todavía bien.

El problema es que esta solución no es definitiva, no puedo tomar anticonceptivos de por vida. Creo que el máximo eran 4 o 5 años y ya estoy pisando esa meta. Algunas personas se equilibran con la edad pero no creo que sea mi caso porque todavía soy muy joven. La otra opción que me vienen ofreciendo de hace mucho y que quiero evitar a toda costa es tomar Roacutan (o Accutane o como le digan donde viven) que es un tratamiento caro, largo, peligroso y que no siempre da buenos resultados en casos como el mío. Hay problemas de malformación fetal si se queda embarazada durante el tratamiento por lo que hay que extremar los métodos anticonceptivos; hay que hacer análisis constantes de sangre porque te puede subir el colesterol por las nubes, y un resecamiento en todas las mucosas fatal. No creo que nunca vaya a hacerlo porque además es más indicado para casos severos, con acné muy expandido por todo el rostro o el cuerpo.

Así que así estoy, esa es mi historia. Veremos qué pasa cuando tenga que dejar de tomar las pastillas, si es que bajo de peso pero vuelvo al sufrimiento anterior. Pero por lo menos sé cuál es la causa, lo que me quita un gran peso de encima.

perfil 3

Anuncios

4 Respuestas a “Mi historia con el acné

  1. Creo que acabo de leer mi propia historia. La viva que se dio cuenta de que era hormonal fue mi Dermatóloga (Grosa, la amo) y no necesitó análisis. ella me nombro los anticonceptivos y justo necesitaba empezar a tomarlos y mi gineco me dio el si. También probé de todo, el calvario “finalizo” a los 16, cuando empece con los anticonceptivos. Ahora tengo 21 y si no pregunte pero se que no se pueden tomar de por vida. Lo que hago es descansarlos una vez por año (y ahí vuelve mi cara llena de granos). Es todo un tema. Igual no tengo la cara divina como vos, al margen de las fechas pre periodo, siempre hay alguno que otro (o muchos) poluleando por mi cara. Un desastre lo nuestro… esas cosas que contas y la gente no te cree.

    • La gente que me vio antes es la unica que me entiende un poco. Una lastima que perdi las fotos que tenia en una carpeta para llevarle a la dermatologa porque estas no le hacen justicia a mi situacion!
      Ahora tengo piel normal/seca es rarisimo para mi! jaja a veces pasan dias que me olvido de lavarme la cara y es como si nada. Pero me da panico dejar de tomarlos y volver a lo anterior.
      Lo unico un bajon el aumento de peso.

  2. Pingback: ADD #19: Uniforme | Like a Virshin·

  3. Pingback: ADD #23: Primer fresco de otoño (al fin) | Like a Virshin·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s